por

Ficha Técnica

DIABÉN Comprimidos

DIABÉN Comprimidos

Composición:


Metformina 850 mg

Acción Farmacológica:


Propiedades farmacodinámicas: En el tratamiento de alteraciones del metabolismo de los carbohidratos o hidratos de carbono se han desarrollado una serie de sustancias hipoglucemiantes naturales y sintéticas, entre estas últimas se encuentran las biguanidas, que se utilizan para ser administradas oralmente. Llamados también agentes antidiabéticos por vía bucal y entre éstos está la Metformina, que se administra en comprimidos en forma de clorhidrato.
E.1.1. Acción terapéutica antihiperglucemiante
La Metformina es un antihiperglucemiante, pero no es hipoglucemiante, pues no causa liberación de insulina a partir del páncreas, ni produce hipoglucemia, incluso a dosis grandes, sino que reduce la hiperglucemia basal y posprandial del diabético.
La administración por vía oral de la metformina tanto en los animales de experimentación como en el ser humano provoca un descenso de la glucemia, después de una dosis. Comienza a los 30 a 60 minutos, llega al máximo a las 4 a 12 horas y termina a las 24 a 48 horas, aunque puede durar varios días, a veces.
La caída del nivel glucémico depende de la dosis administrada, pero nunca es muy intensa -salvo excepción- y las curvas dosis-respuesta demuestran que se alcanza un máximo de descenso de la glucemia que no puede ser sobrepasado al aumentar la dosis; de todos modos es menos potente y eficaz que la insulina y se necesitan dosis algo elevadas para producir trastornos hipoglucémicos. La Metformina no produce descenso de glucosa en individuos normales.
Además la Metformina a diferencia de otros hipoglucemiantes como la insulina inhibe la lipogénesis y no afecta la lipólisis en las células adiposas aisladas, mientras que la concentración de ácidos grasos libres en el plasma sanguíneo puede aumentar, sobre todo en tratamientos prolongados, y los diabéticos obesos pueden disminuir su peso corporal.
La Metformina es el único fármaco terapéutico que se ha demostrado que reduce los fenómenos macro vasculares en pacientes con Diabetes Mellitus tipo 2. A diferencia de otros hipoglucemiantes como las sulfonilureas, la metformina produce descenso de la glucemia en los animales y sujetos pancreoatoprivos y en la diabetes por aloxano, pero no se ha demostrado que puedan mantenerse en este caso por un lapso prolongado sin insulina.

Una ventaja de la metformina es que tiene una acción más duradera que otros fármacos hipoglucemiantes, y que además de ser eficaz en diabéticos adultos o Diabetes 2, lo es también en la diabetes juvenil o del tipo 1 –sin actividad insulínica en el plasma-, aunque con una potencia menor que la insulina.

Los resultados del United Kingdom Prospectiva Diabetes Study (UKPDS) demostraron que el control intensivo de la glucosa sanguínea con metformina reduce el riesgo de complicaciones diabéticas y de mortalidad en pacientes con diabetes tipo 2 asociada con sobrepeso.
La metformina se emplea sola y también en combinación con una sulfonilurea, como la glibenclamida, por ejemplo, sobre todo cuando en sujetos que muestran poca respuesta a la dieta o a una sulfonilurea sola, también en el caso de personas que tienen sobrepeso.
La metformina mejora el perfil dislipidémico de los diabéticos: puede reducir los triglicéridos, las VLDL (Lipoproteínas de baja densidad) y el LDL-colesterol, y a veces incrementa el HDL-colesterol. También puede mejorar el estado fibrinolítico

E.1.2. Modo y mecanismo de acción
Como se ha dicho puede actuar en ausencia de insulina y de páncreas funcionante, lo que la diferencia de otros hipoglucemiantes. El modo de acción de la Metformina es múltiple y puede aceptarse que:
a) La principal acción se basa en el aumento del transporte de glucosa a través de la membrana celular del músculo esquelético. Aumentando, por lo tanto, la captación de glucosa por el músculo.
b) La metformina inhibe o retrasa la absorción intestinal de glucosa, disminuyendo la glucosa plasmática, lo que puede explicar en parte el descenso del peso que sufren los pacientes.
c) Inhiben la gluconeogénesis hepática aumentada en los diabéticos y reduce la síntesis de glucosa.
d) Estimulan la glucólisis anaerobia con formación excesiva de ácido láctico, lo que puede provocar, rara vez, acidosis láctica, fenómeno tóxico importante.

E.2. Propiedades farmacocinéticas: Las drogas hipoglucemiantes sintéticas se absorben bien por todas las vías incluido el tracto gastrointestinal, por lo que actúan bien cuando se administran por vía oral. La absorción es rápida y una vez ingeridos existe una concentración demostrable en el plasma sanguíneo a los 30 a 60 minutos, para llegar al máximo a las 3 a 5 horas. Se absorbe principalmente a partir del intestino delgado. No se fija a las proteínas plasmáticas .
El volumen de distribución de las biguanidas es de alrededor de 0.1 L / Kg.
La Metformina no sufre biotransformación, eliminándose casi por completo por la orina en forma activa. (el 90 % de una dosis oral en 12 horas), siendo la cinética correspondiente a un modelo de dos compartimientos, y la vida media de la fase de distribución es de 17 minutos y la de la fase de eliminación es de 2 a 4 horas, por lo que puede administrar 2 a 3 veces al día.

Precauciones:


No administrar en pacientes de alto riesgo de acidosis láctica. Realizar regularmente pruebas de laboratorio, puede llegar a potenciar el efecto de los fibrinolíticos y anticoagulantes.
. INTOXICACIÓN, SÍNTOMAS, TRATAMIENTO DE URGENCIA Y ANTÍDOTOS: En casos de ingestión masiva accidental, y si ésta es reciente, debe hacerse una lavado de estómago. Se controlará el balance hidrocarbonado (glucemia, etc.). Se vigilarán las cifras de urea, creatinina, lactatos y electrolitos en sangre. Atención al pulso y tensión arterial. Se corregirán los desórdenes electrolíticos. Se tratará como “acidosis láctica” si los lactatos son superiores a 5 mEq/L y la disminución de los aniones supera los 7 mEq/L.

Reacciones Adversas:


Desórdenes gastrointestinales: Náuseas, vómitos ocasionalmente diarrea al inicio del tratamiento, anorexia, pérdida de peso. Anemia megaloblástica. Acidosis láctica. Hipoglucemia.

Acción(es) Terapéutica(s):


Hipoglucemiante, Antihiperglucemiante

Posología:


DOSIS Y PSOLOGÍA: 1 comprimido 2 veces al día, administrado con los alimentos. La dosis se puede incrementar gradualmente hasta alcanzar una dosis máxima de 3 comprimidos al día.

Presentaciones:


Caja x 10 comprimidos ranurados

Indicaciones:


Diabetes mellitas no insulina dependiente. Diabetes mellitus no insulino-dependiente, particularmente en pacientes con sobrepeso, o cuando la glucosa no pueda controlarse con la dieta y el ejercicio o cuando resulta insuficiente el efecto de las sulfinilureas.
USO EN EMBARAZO Y LACTANCIA: No se debe administrar durante el embarazo y la lactancia

Contra Indicaciones:


Hipersensibilidad al principio activo. Insuficiencia renal. Insuficiencia hepática. Alteraciones cardiovasculares o respiratorias. Desnutrición severa. Pacientes de edad avanzada. Deshidratación aguda. Infección severa. Condiciones de hipoxia. Intoxicación alcohólica aguda. Descompensación cetoácida. Pre-coma diabético.

Interacciones:


Con los fármacos que disminuyen las concentraciones de glucosa en sangre y con los fármacos que aumentan la glucosa. El alcohol pude incrementar el riesgo de acidosis láctica, así como de hipoglucemia. Con otros fármacos que puedan alterar la función renal. La metformina disminuye la actividad anticoagulante de la fenprocumona. Con la cimetidina, ya que se pueden aumentar las concentraciones de metformina en plasma. La absorción de la vitamina B12 parece disminuida durante la terapéutica crónica con metformina.
IFARBO LTDA

Hoy y siempre protegemos su salud


| Copyright © 2007 IFARBO "LTDA" - Todos los derechos reservados. - Desarrollado y Diseñado por  tuPC911  |
Siguenos en: