por

Ficha Técnica

Sudermín para el Pitaí

Sudermín para el Pitaí

Composición:


Acido Borico 3 g.
Flor de azufre 17.60 g.
Almidón 23.47 g.
Aromatizante 1 ml
Talco aromatizado c.s.p. 43.19 g.

Acción Farmacológica:


Propiedades farmacodinámicas:
Para comprender mejor la acción terapéutica del producto será necesario conocer el problema que se pretende resolver y sus causas.
El Pitaí o Sudamina o Miliaria es una dermatosis generalmente diseminada que afecta al tronco superior, cuello, brazos y muslos, es decir, las zonas cubiertas del cuerpo. La Miliaria o Pitaí se observa en climas húmedos y calidos.
Son múltiples lesiones pequeñas constituidas por vesículas, pápulas eritematosas puntiformes, a veces con eritema adyacente, produciendo prurito y hormigueo irritante o punzante.
La causa es una disfunción del sistema sudorativo. El problema reside en una obstrucción a diferentes niveles de las glándulas sudoríparas.
Un aumento de la cantidad de humedad de la piel produce una hiperhidrosis, esto puede ser ocasionado por un aumento en la temperatura corporal.
Tanto el calor como la humedad pueden producir maceración de la piel en la epidermis y obstrucción de los agujeros de la epidermis folículos: foliculitis o de los poros: periporitis.
La gravedad de los síntomas fluctúa con la carga de calor del individuo. Y las lesiones varían dependiendo de la profundidad del tejido en el cual quedó obstruido el conducto sudoríparo.
Existen cuatro variedades:

A. MILIARIA CRISTALINA
Es la más superficial, produce una obstrucción del poro sudoral a nivel de la capa cornea de la epidermis. Vesículas en gotas de rocío. Son pasajeras, son asintomáticas y desaparecen sin tratamiento. Y se rompen con una ligera presión.

B. MILIARIA ROJA
Es la más frecuente. Hay obstrucción del poro al nivel de la región subcórnea (epidermis media), con retención del sudor en la epidermis y en la dermis. Hay presencia de pápulas con prurito o ardor intenso en áreas de cara, tronco, cuello, cuero cabelludo. Además de las pápulas podemos encontrar vesículas y pústulas.

C. MILIARIA PROFUNDA
Se presenta en la parte superior del corión (dermis superior), hay obstrucción del poro y presencia de pápulas grandes, profundas y frecuentemente dolorosas. Es una afección poco frecuente, la piel se observa como "piel de ganso", es asintomática.

D. MILIARIA PUSTULOSA
Es similar a la miliaria roja, pero se manifiesta más como pústulas (o elevaciones, que puede estar con pus) que como pápulas (erupción pequeña, sólida y circunscrita de la piel, que termina ordinariamente por descamación).

DIAGNÓSTICO
Se realiza por la apariencia clínica en el contexto de un ambiente cálido.
La labor del médico en estos casos no es tanto la de curar a los pacientes, sino controlar los aparecimientos de nuevos brotes.
Diagnóstico Diferencial: Prurito por insectos, escabiosis, dermatosis de la zona del pañal.

TRATAMIENTO:
a) Evitar la sudoración: No cubrir con ropa gruesa. Baños hasta 3 veces al día. No exposición al sol. Evitar actividad física excesiva. No agitación. Mantenerse en ambientes frescos y ventilados. Uso de jabones suaves
b) Evitar que aumente la temperatura corporal.
c) Baños colidales.
d) Polvos de talco.
e) Antihistamínicos: antipruriginosos
f) Corticoesteroides tópico, como la fluocinolona.

G.1.1. Acción terapéutica del Azufre
La acción principal del Azufre en nuestro medicamento en el caso del pitaí aquel actúa como queratolítico y preventivo de otras dermatitis debida a parásitos como a sarna y otros y el crecimiento de hongos, lo que es también frecuente en pieles húmedecidas y en climas cálidos y húmedos.
Acción queratolítica
Se denominan queratolíticas aquellas drogas capaces de provocar la caída de la capa cornea de la epidermis o de reducir su espesor normal, lo que es útil en casos de dermatosis escamosas e hiperqueratosis, tal como ocurre en el caso del pitaí.
En cuanto al modo de acción el azufre, si bien tiene una acción queratolítica suave, en altas concentraciones provoca un proceso de disgregación epitelial, seguido de desprendimiento de la capa córnea y descamación exfoliativa.
Acción escabicida
Sobre la piel, el azufre es muy usado como parasiticida contra numerosas enfermedades cutáneas de naturaleza parasitaria (sarna, tricofitia, pitiriasis, etc.) y otras dermatitis.
Acción antifúngica
Los hongos se encuentran sobre todo en la capa cornea, de manera que si se produce descamación o exfoliación se elimina aquella junto con la mayor parte de los parásitos, por lo tanto los queratolíticos aunque no muy potentes, como es el azufre, por esa acción pueden emplearse como fungicidas solos o combinados.

G.1.2. Acción terapéutica del Ácido bórico
El ácido bórico posee propiedades bacteriostáticas y micostáticas débiles. El ácido bórico se emplea como antimicrobiano tópico y en colirios. También se utiliza como conservante para muestras de orina y para la vaginitis. El ácido bórico no es de uso interno, sólo por vía tópica.

G.1.3. Acción terapéutica del Oxido de zinc, Almidón y del Talco
El Oxido de zinc, Almidón y el Talco forman parte del grupo de drogas para la medicación tópica o local usadas como antiflogísticas locales, polvos inertes protectores dela piel, insolubles que impiden mecanicamente ña acción de irritantes sobre lapiel.
La piel inflamada es muy sensible y fácilmente irritada por cualquier agente. Por esta razón es primordial en esos casos proteger dichas estructuras de los agentes químicos, mecánicos, físicos e infecciosos.
La acción pricipal del almidón, del Talco y del óxido de Zinc para el pitaí o miliaria es su acción secante y refrescante
Acción secante y refrescante
Por ser polvos que se mojan failmente con agua de manera que absoren dicho líquido son polvos secantes. El almidón es el más absorbente.
Cuando existen excoriaciones y rezumamiento, el Oxido de zinc, el Amidón y también el Talco, por su poder absorbente, actúan como secantes y, debido a la amplia superficie creada para la evaporación de los líquidos superficiales -sudor-, también tienen acción refrescante -pérdida de calor-.
Acción protectora
La función fundamental del Almidón, del Oxido de zinc y del Talco sobre la piel es la de protección adhiriéndose a la superficie inflamada o lesionada, formando una capa que impide la irritación por el aire, la fricción de la ropa o de las superficies cutáneas opuestas, disminuyendo así el prurito y el ardor.
Acción antiséptica y antiinflamatoria
Como la desecación crea un medio desfavorable para el crecimiento bacteriano, estos fármacos disminuyen la posibilidad de infección, comportándose en cierto modo como antisépticos. Finalmente por su poder de adsorción de productos bacterianos e irritantes, se refuerza el efecto anterior y el protector.

G.2. Propiedades farmacocinéticas:
El ácido bórico es el único componente de la fórmula que se absorbe en el tubo digestivo, a través de la piel lesionada y desde las heridas y las membranas mucosas. No penetra con facilidad en una piel íntegra. Aproximadamente el 50% de la cantidad absorbida es excretada por la orina en las 24 h siguientes y la mayor parte del resto se excreta a las 96 h de la ingestión.
G.3. Propiedades toxicológicas:
Los principales síntomas de intoxicación grave con ácido bórico son vómitos y diarreas, dolor abdominal, exantema eritematoso que implica tanto la piel como las membranas mucosas, seguido por descamación y la estimulación o depresión del SNC. Pueden presentarse convulsiones e hipertermia. También pueden producirse lesiones tubulares renales. Rara vez se ha descrito funcionamiento anormal del hígado e ictericia.
La lenta excreción del ácido bórico puede causar una toxicidad acumulativa durante su uso repetido. Los síntomas de intoxicación crónica consisten en anorexia, trastornos digestivos, debilidad, confusión, dermatitis, trastornos menstruales, anemia, convulsiones y alopecia.
Los casos mortales han ocurrido con mayor frecuencia en niños pequeños tras la ingestión accidental de soluciones de ácido bórico o tras aplicar polvo de ácido bórico sobre la piel escoriada. El ácido bórico inhalado es irritante pulmonar.

Precauciones:


No restregar la piel fuertemente.
Generalmente el producto es muy bien tolerado y rara vez produce alguna reacción, pero si esto ocurriera suspender su uso y consultar al dermatólogo.
El ácido bórico no debe emplearse en niños menores de 3 años sin atención médica; y los preparados de aplicación tópica que contienen más del equivalente al 1,5% de ácido bórico no deben aplicarse sobre piel dañada o irritada.

Reacciones Adversas:


No presenta

Acción(es) Terapéutica(s):


Antiséptico uso externo, Secante, Queratolitico

Posología:


Espolvorear en las partes afectadas del cuerpo de 3 a 4 veces al día.

Presentaciones:


Frasco x 100 gr.

Indicaciones:


Está indicado para el tratamiento tópico del Pitaí, término popular de la sudamina y más técnicamente de la Miliaria, una de las alteraciones frecuentes de la piel relacionadas con la transpiración, sobre todo en lugares cálidos y húmedos.

Contra Indicaciones:


Está contraindicado en pieles con heridas, quemaduras o grietas.

Interacciones:


Dado el uso local de este fármaco no se las considera.
digestivos, debilidad, confusión, dermatitis, trastornos menstruales, anemia, convulsiones y alopecia.
IFARBO LTDA

Hoy y siempre protegemos su salud


| Copyright © 2007 IFARBO "LTDA" - Todos los derechos reservados. - Desarrollado y Diseñado por  tuPC911  |
Siguenos en: